Investigadores del Institut Hospital del Mar d'Investigacions Mèdiques (IMIM) han demostrado por primera vez que un biomarcador consistente en medir en el cabello una nitrosamina específica del tabaco, la NNK, permite predecir el riesgo de sufrir cáncer en personas no fumadoras. El estudio, publicado en Scientific Reports, ha sido realizado con investigadores del Institut Català d'Oncologia (ICO).
La pérdida de cabello es a la vez un motivo de consulta frecuente de los pacientes y un desafío clínico para los médicos, especialmente para los médicos generales, sin embargo, pocos problemas dermatológicos producen tanta satisfacción del paciente cuando se resuelve favorablemente. El diagnóstico se atribuye a menudo a los andrógenos relacionados con la pérdida del cabello, mientras que otras causas se pasan por alto. La pérdida de cabello puede
Existen numerosos estudios sobre los inhibidores de 5-alfa-reductasa tales como Finasterida y Dutasterida para el tratamiento de la pérdida del cabello en los hombres si bien cada vez más, en los últimos años, fuera de las indicaciones de estos fármacos, se han empleado en el tratamiento de la pérdida del cabello de patrón femenino (APF) y de la alopecia fibrosante frontal (FFA) en las mujeres. Se sabe que los efectos secundarios de los inhibidor
La alopecia androgenética (AGA) produce los fenotipos de pérdida de cabello de patrón masculino y de patrón femenino. La patogénesis de la AGA implica la miniaturización del folículo piloso y cambios en el ciclo del pelo. La miniaturización del folículo piloso implica la conversión de los cabellos terminales en vello secundario. Esto se reconoce en las biopsias de cuero cabelludo y fototricogramas como una reducción en el número de cabellos por c
Aunque algunas de las técnicas de cuidados del cabello comunes en la comunidad afro-americana puede promover la facilidad de peinado diario en las mujeres negras, muchas de estas prácticas han sido implicadas como factores de riesgo de alopecia por tracción.
Showing 1 to 5 of 21 (1 Pages)